NR

comunicaciones

NOTICIAS

Mutiló todos los dedos al asaltante de transporte público

Cantidad de lectores 26 visitas totales

Crónica policíaca.- El sujeto actuó bajo defensa propia, pero sacó el lado sádico que ocultaba…

Ni el mismo criminal haría tanto daño a un ser humano como lo hizo la víctima, motivado por los gritos de los pasajeros sacó las tijeras de jardinero y comenzó a cortar los dedos del asaltante uno por uno, los gritos de dolor hacían eco en la fría noche de este martes…

Todos los pasajeros se dirigían a su casa después de una pesada jornada laboral y pronto estarían llegando a cenar para poder descansar e iniciar labores a la mitad de la semana, en eso estaban cuando sus pensamientos fueron interrumpidos al escuchar el clásico grito:

«Cámara banda ya se la saben celulares y carteras y al que se quiera hacer el héroe le meto un plomazo»

¡ De pronto alguien gritó: Es de juguete, esa rata trae una pistola de juguete cámara, vamos a darle en su madre!

Fueron los gritos que hicieron temblar al ladrón que no se pudo bajar del camión de pasajeros con destino a Tonalá, la primera patada anunciaba una lluvia de puñetazos y un señor de unos 40 años de edad muy humilde en su vestimenta, sacó de su mochila unas tijeras de jardinero, al mismo tiempo que decía:
«A los ladrones hay que cortarles las manos».

La gente comenzó a decirle que se las cortara, jamás imaginaron que haría eso y más.. «¡No jefe perdoneme, tengo un hijo enfermo!» suplicaba el malechor que no rebasaba los 20 años de edad.

Eso lo hubieras pensado antes, ¡Agarrenle las manos! Un pasajero gordo y mal encarado agarró al delincuente de los cabellos, le piso la mano, el jardinero solo le dijo que disfrutaría mucho lo que estaba por hacer, así que dio el primer tijerazo y los dedos se desprendieron de la mano, el ladrón lloraba y jadeaba de dolor.

Lo mismo hizo con la otra mano y una vez que lo había mutilado, el Jardinero con ojos extraviados en un placer perverso ordenó que le quitaran los tenis que también le cortaría los dedos de los pies, solo para recordarle que el pan se gana con el sudor de la frente y no quitándole a la gente trabajadora.

Le había llegado la hora de la justicia del pueblo.

Una señora gritaba y suplicaba que no lo hicieran, pero fue callada de inmediato «Si no le gusta lo que esta viendo se pueda bajar».

El camión se había convertido en un coliseo de venganza, cual antigua Roma.

Los dedos del desafortunado delincuente fueron desprendidos, había entrado en shock el dolor provocaba que fuera cayendo en la inconsciencia, nunca llegó la policía a salvarlo de tan cruel castigo, todos se retiraron y está historia jamás ocurrió, no hubo ningúna declaración tampoco nadie estuvo en ese camión…

Quizá te interese leer

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Soy el creador de Operaciones Especiales México, Diablito Sheriff y algunas otras plataformas de redes sociales. La pasión por la información nos hace diferentes a lo que estás acostumbrado a ver en los medios de comunicación.
A %d blogueros les gusta esto: