Los muertos que platican en la morgue

Cantidad de lectores 1,214 visitas totales

Ciudad de México.- Cuando visité por primera vez a la morgue, sentí un escalofrío que recurrió toda mi espalda, el recorrer sus silenciosos pasillos daba la sensación de que había algo o algúien que te observaba y es que tan solo el imaginar todos los cadáveres que llegan a este lugar que todas esas personas perdieron su vida de manera violenta podría desencadenar malas energías.

No era algo normal, que yo acudiera a este lugar, pero como reportero conocía el ambiente y me hice amigo de un trabajador de este lugar a quien llamaremos Román.

Jamas en mi vida había imaginado pasar una noche en la morgue, pero como me gusta el tema de lo paranormal, mi amigo me invitó a vivir la experiencia de donde realmente asustan, ya había pasado algunas noches en cementerios, pero esto no se compara con los lugares de los accidentes y las morgues donde los cadáveres están «frescos» y suceden cosas muy extrañas.

El ambiente en esta morgue se sentía muy pesado, sinceramente no me sentía bien en este lugar, pero mi curiosidad hacia que me aguantara y más por todas aquellas historias de terror que me habían contado sobre este lugar.

Una de ellas es que los muertos se levantan a las tres de la mañana, y en cualquier lugar puedes toparte con una anciana que ronda por el pasillo, además que escucharas como los muerto hablan entre ellos.

Aunque me daba miedo, no podía dejar de pensar que esas cosas, eran puros cuentos, no podía creer que algún fantasma se me apareciera, en lo que llevo como periodista nunca había presenciado algo que en verdad me haya dejado sin aliento, quizá en algunos videos que he grabado en panteones se han filtrado algunas psicofonias y el fantasma que grabamos en Villa Coapa cuando fue lo del sismo del 19 de septiembre de 2017, eso aunque fue impactante no provocó más allá que asombro, pero esta vez estaba en el lugar donde nacen todas aquellas historias, siempre ocurren de noche, según cuentan es cuando mas pasan las cosas sobrenaturales o las almas rondan por todo el lugar.

Cuando llegué a esa morgue, ubicada muy cerca del Metro Balderas sentía que había algo, como una carga pesada en el ambiente y que no era normal.

Llegué a las ocho de la noche de aquel viernes, pero el primer muerto llegó al rededor de las 10 de la noche, un atropellado, seguido por uno que lo habían asaltado y matado a balazos, hasta ahí todo pareciera normal, un turno de trabajo normal sin fantasmas, pero sólo habían pasado 2 horas desde que llegué.

El reloj continuó su trabajo y ya eran mas de las 2:30 de la madrugada cuando mi amigo salio, le pregunte a donde iba, me dijo que ya casi era la hora…

Me quede extrañado quizá era la hora en que descansaba, como no sabía mucho sobre sus actividades no le cuestione más y deje que se fuera mientras tanto me quedé sentado revisando mis mensajes de WhatsApp.

Volví a ver la hora, ya eran las 2:49 y se me vino a la mente las historias que me habían contado sobre el lugar, se me escapo un suspiro, ya estaba cansado, así que me dispuse a descansar cuando escuche que alguien se acercaba en el pasillo, pensé que era mi amigo, pero nadie ingresó a donde yo estaba me quede pensando por un momento en la anciana que ronda por el pasillo, me dio un poco de miedo que me la pudiera encontrar y es que no creía tanto en esas cosas, pero te sugestiónas y la imaginación te juega bromas muy pesadas.

Pegue un brinco cuando vi que mi reloj marcaba que ya eran las 3:33.

Sin darle mayor importancia decidí salir de ese lugar al fin y al cabo a eso había ido, estaba a punto de asomarme cuando de repente se apagaron las luces, una sensación de terror se apodero de todo mi cuerpo, al mismo tiempo que trataba de tranquilizarme, pensando en que mi amigo me estaba haciendo una broma, pero nuevamente el pánico me invadió cuando empecé a escuchar voces, y murmullos por todos lados, encendí la linterna de mi teléfono y lo que vi me dejo helado, todos los cuerpos permanecían sentados sobre la mesa en el que estaban, casi me desmayaba, quise salir de ese lugar pero mi cuerpo no respondía, por unos segundos me quede observando como los cuerpos hablaban entre ellos…

Después de eso ya no supe nada, ya que al día siguiente desperté en una de las salas del hospital,

Lo extraño es que nadie me pregunto que había pasado, al parecer todos ya sabían sobre lo que había visto, poco tiempo después llego uno de los médicos, el mas antiguo del lugar, sin preguntarle nada me dijo:

–Se lo que te paso y lo que seguramente viste ahí adentro, que mala onda de que te hayan dejado solo y sin avisarte nada.

–¿De que habla doctor.?

– Deja contarte que hace algunos años llego una anciana grave al hospital, pero nadie supo de lo que padecía ya que le hicieron varios exámenes y no le encontraron nada, pero se veía bastante mal.

Solo estuvo unas cuantas noches en este hospital y en todas esas noches pedía a gritos que no la dejaran morir, entraba en una crisis nerviosa y con un ataque de ansiedad hasta que una madrugada a las 3:33 para ser exactos, la anciana se dirigió a la morgue del hospital y con un bisturí mato a uno de los forenses y a una de sus asistentes, según supe la anciana había hecho un pacto con el mismísimo diablo para que este le salvará la vida a una de sus nietas que padecía una enfermedad incurable.

Cuentan que cuando realizó el crimen la mujer ya estaba muerta y quien mato a los doctores fue el mismo diablo que solamente utilizó el cadáver de la anciana, por eso a las 3:33 el diablo viene a jugar con los muertos, haciendo que hablen, incluso hasta que se levanten, seguramente te ocurrió algo de lo que te acabo de relatar.

–Me habían contado algo de esas cosas pero yo no creía y mi amigo que me dejó sólo no me menciono nada.

–¿Que amigo? aquí no hay nadie de guardia a esa hora por lo mismo, la verdad no supe como ingresaste ni para que, pero al encontrar tu credencial de reportero, pensé que te habías colado para hacer un trabajo de algún caso de los que habían llegado, de hecho estas metido en problemas legales, pues nadie tiene acceso a ese lugar

–¿Como que no? era mi amigo Román lo conocí en uno de los accidentes que fui a cubrir y me invitó a la morgue aunque me dejaba solo a veces, casi no hablaba mucho.

–Amigo, si yo fuera tu, ya no regresaría a esa morgue, el amigo que dices seguramente es el mismo diablo.

–No puede ser, si estuvo conmigo casi toda la noche.

–La morgue quedo embrujada desde ese día, ni la anciana, ni el doctor y su asistente han querido dejar este lugar, y el diablo busca más víctimas es por eso que nadie se acerca a las hora maldita las 03:33

El doctor salió de la sala y yo me quede pensado en lo que me había dicho, no sabía si escribir o no sobre lo que me pasó y de mi amigo jamás supe nada, así que me escabulle del hospital y salí sin que nadie se diera cuenta.

Taxista muerto regresó del más allá para despedirse de su esposa

2 respuestas a «Los muertos que platican en la morgue»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: