Hablando de FEMINICIDIOS

Cantidad de lectores 286 visitas totales

NR COMUNICACIONES/14-01-2021

En la Opinión de….

@centurión_59

No hay un día que no tengamos que hablar de un feminicidio.

Nos ocupamos demás al hablar del tema en el Estado de México, pero si volteamos a otros estados, la problemática es la misma aquí, allá o en cualquier parte.

¿Sabemos cuál es la diferencia entre homicidio y feminicidio? Veamos:

Homicidio. – “Se entiende que las lesiones y el homicidio son calificados cuando se cometen con premeditación, ventaja, alevosía o traición.

Feminicidio. – Marcela Lagarde en una investigación referente a este delicado tema, existente en los anales de la Cámara de Diputados en el año 2003 expuso lo siguiente:

“La categoría feminicidio es parte del bagaje teórico feminista.

Sus sintetizadoras son Diana Russell y Jill Radford. Su texto es: ‘Femicide. The politics of woman killing’. La traducción de femicide es femicidio”.
Lagarde tradujo “femicide” como feminicidio y así se ha difundido.

En castellano femicidio es una voz homóloga a homicidio y sólo significa asesinato de mujeres.

En el feminicidio concurren, en tiempo y espacio, daños contra mujeres realizados por conocidos y desconocidos, por violentos, violadores y asesinos individuales y grupales, ocasionales o profesionales, que conducen a la muerte cruel de algunas de las víctimas.

No todos los crímenes son concertados o realizados por asesinos seriales; los hay seriales e individuales y algunos son cometidos por conocidos: parejas, parientes, novios, esposos, acompañantes, familiares, visitas, colegas y compañeros de trabajo; también son perpetrados por desconocidos y anónimos, y por grupos mafiosos de delincuentes ligados a modos de vida violentos y criminales.

Sin embargo, todos tienen en común que las mujeres son usables, prescindibles, maltratables y desechables. Y, desde luego, todos coinciden en su infinita crueldad y son, de hecho, crímenes de odio contra las mujeres.

Dice Lagarde:
“Para que se dé el feminicidio concurren de manera criminal el silencio, la omisión, la negligencia y la colusión de autoridades encargadas de prevenir y erradicar estos crímenes.

Hay feminicidio cuando el Estado no da garantías a las mujeres y no crea condiciones de seguridad para sus vidas en la comunidad, en la casa, ni en los espacios de trabajo de tránsito o de esparcimiento.

Más aún, cuando las autoridades no realizan con eficiencia sus funciones. Por eso el feminicidio es un crimen de Estado”.

Con esto estimado lector, considero que a todos nos debe quedar claro cuando se maneja el feminicidio.

No pretendo echar la culpa a las autoridades.

Mi intención es crear un mejor espacio de comunicación con nuestras hijas por ejemplo y prevenirlas de la violencia a la que se pueden exponer cuando dicen “que las aman”.

La otra situación, es armarse de valor y reconocer cuando se es víctima de violencia de género.

Los números no mienten.

El Estado de México cerró el año 2020 con el primer lugar en víctimas de violencia de género (feminicidio) con 132 casos, seguido muy de cerca por otros estados como Guanajuato y Oaxaca.

Oaxaca.
Al día de la fecha, los expertos están colocando a este estado en violencia feminicida como la entidad que registra delitos de este tipo con una tasa por encima de la media nacional por cada 100 mil mujeres y no lo dice el que esto escribe, ¡No! Lo señala Fabiola Alanís Sámano que actualmente se desempeña como directora de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres indicando que entre enero y octubre de 2020 se registraron 26 feminicidios y 77 presuntas víctimas mujeres de homicidios dolosos.

¿En qué estamos fallando?

Quiero comentarte estimado lector, que todos los problemas que actualmente vive nuestra casa llamada Planeta Tierra empiezan dentro de cuatro paredes, si ahí en donde se supone que es el lugar más seguro para todos los miembros de una familia.

La familia es el origen de la convivencia social, en ella moldeamos nuestra conducta y actitudes, cuando ésta se encuentra a la deriva y sin dirección clara, se genera un conflicto que provoca tensión; los problemas, crisis y dificultades afectan a los integrantes de la familia, en especial a las mujeres.

Las adicciones y la violencia se encuentran estrechamente vinculados provocando el deterioro en la convivencia familiar, pero, ese es otro tema.

¿Por qué se da la violencia?

– Las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres.
– El machismo, sexismo y patriarcado es un sistema de creencias que coloca a los hombres por encima de las mujeres.

– La ignorancia, la falta de educación y de conciencia son factores que abonan a que exista un ambiente cultural propicio para generar violencia contra la mujer.

– La drogadicción y el alcoholismo hacen que el agresor pierda el control de sus emociones y conductas permitiendo que sus acciones de tensión, enojo y frustraciones se expresen en forma de agresiones.

¿Qué es la MISOGINIA?

Muy simple y sencillo: “Son las conductas de odio contra las mujeres por el simple hecho de ser mujer”.
Mujer. Levántate, habla, recapacita y denuncia.

Hombre. Piensa y actúa para ayudar a una mujer que puede ser una de las que tienen en tu propia casa.

Para noticiasnr.com
@centurión_59

cronicapoliciaca.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: