El grupo especial élite contra emergencias biológicas

La Sedena tiene un grupo especial de élite para enfrentar cualquier ataque con armas biológicas, químicas y radiológicas
Es uno de los grupos militares de élite más nuevos de la Secretaría de la Defensa Nacional, su labor es contener emergencias de infección biológica, derrame de algún tipo de combustible o gas, objetos radioactivos y hasta nucleares. Todo, con tal de evitar desgracias o grandes peligros para la población civil.

El Grupo de Respuesta de Emergencias Químicas, Biológicas y Radiológicas de las Fuerzas Especiales de la Sedena surgió el 1 de octubre de 2013. Actualmente está formado por 128 de los mejores militares del Ejército; su líder es el capitán segundo de Sanidad, Valerio David de Jesús, y son el único grupo táctico de este tipo en todo el país, capaz de atender a los 32 estados y hasta países amigos que lo soliciten, transportados en aviones de la Fuerza Aérea Mexicana.

Cada militar que pertenece a esta unidad ha tenido un adiestramiento con especialistas mexicanos y también de Estados Unidos; por lo que saben actuar hasta en emergencias biológicas que tengan que ver con Ántrax o Ébola.

México es un país donde todo los días se transportan por carreteras y avenidas sustancias peligrosas como gasolina, cloro, amoniaco o ácido sulfúrico, que ponen en riesgo a la población.

Tienen todo para frenar una agresión
Durante un escenario de ataque ya sea químico, biológico o radioactivo, la Sedena cuenta con toda clase de equipo, desde robots que son capaces de tomar muestras, grabar la zona de peligro y comprobar la dimensión de la situación, radios de máxima frecuencia y equipos químicos para tomar muestras, medir la contaminación del ambiente y trajes especiales.

También tienen todo el equipo necesario para ayudar a la población en riesgo, como tiendas de descontaminación masiva para ayudar a limpiar a civiles que estuvieron en contacto con las sustancias nocivas. En estas carpas se despojan a las personas de sus ropas, se bañan y descontaminan para después pasar a atención médica. La intención es dejar de esparcir los agentes de alarma.

Asimismo, el Ejército clasifica la zona afectada en tres niveles: caliente, tibio y frío, que indica el tipo de amenaza.

Para todo esto utilizan trajes especiales de seguridad. Sin embargo, cada militar preparado no puede permanecer más de 30 minutos en misión, ya que estar dentro de los trajes también implica un esfuerzo físico al máximo, además de que se sufre deshidratación y el elemento puede desmayarse.

Una vez fuera, debe retirarse el traje especial y pasar al área de descontaminación que consta de agua con un nivel de 0.5 por ciento de cloro, donde además se revisan sus signos vitales, mientras otro elemento del grupo especial está en la zona caliente. El proceso se repite hasta que la situación quede en orden.

Ya han entrado al quite
Una de las emergencias nacionales en las que ha colaborado este departamento de inteligencia militar es la que sucedió en diciembre del 2013, cuando unos hombres robaron en el estado de Hidalgo, sin saberlo, un camión que contenía material altamente radioactivo: Cobalto-60, sustancia que con el contacto directo ocasiona quemaduras, contaminación en el organismo y la muerte.

Este material radioactivo fue sacado de un hospital abandonado en Tijuana, Baja California; correspondía a una máquina que daba atención médica en radioterapia, pero que fue vendida casi 20 años más tarde como chatarra, sin ningún cuidado. Cuando un camión de redilas transportaba el material desde esa entidad hasta un basurero del Estado de México, el vehículo fue robado.

El Ejército, junto con más unidades de seguridad, lo buscaron por todo el país, a causa del problema de salud grave y la contaminación biológica que podría ocasionar la cápsula de Cobalto-60.

Fue hasta que lo encontraron, que el Grupo de Respuesta de Emergencias Químicas, Biológicas y Radiológicas de las fuerzas militares entró en acción, apenas un mes después de haberse inaugurado, para controlar lo que pudo ser una catástrofe.

Al paso del tiempo el equipo ha tenido otras misiones y ha seguido actualizándose con el manejo de sustancias peligrosas y agresivas para la sociedad mexicana.

A %d blogueros les gusta esto: